Blog

La información en la era de la posverdad

Las noticias falsas existen desde hace casi un siglo. Pero ahora invaden la Red y logran cambiar los resultados de las elecciones. ¿Cómo combatirlas?

HACE 10 AÑOS, YA ENSEÑABA PERIODISMO digital y mis alumnos me discutían que escribir corto y al punto atentaba contra el periodismo (al menos, contra el periodismo que habían leído como ejemplo). Cuando además les decía que si querían escribir para la web tenían que olvidarse de los títulos poéticos e ir al punto para que Google los indexara, se enojaban un poco más. “¿Qué va a quedar del periodismo, entonces?”, me increpaban, como si fuera mi culpa ese cambio que empezaba en la forma de producir las noticias. Pero, al contrario de lo que sentían ellos, mis consejos tenían un objetivo amoroso y a la vez pragmático: “Cambien para sobrevivir en su profesión”. Una década después, ya no solo los periodistas ni los que trabajamos en la industria de internet nos reiríamos de nuestra ingenuidad, sino que hoy nos enfrentamos a otro problema grave, que incluso tiene un título: las noticias falsas o la “post-verdad”. Ya ni siquiera se trata de cómo titulemos o escribamos, sino de que convivimos en un ecosistema de información digital (y no digital) rodeado de opiniones, datos y falsas certezas.

Las noticias falsas no son algo nuevo. Preceden a Facebook, a Twitter y a los miles de sitios que cada día intentan captar la atención en un mundo de concentración informativa y crisis del periodismo. El ciudadano Kane de Orson Welles ya había mostrado en 1941 a un magnate de medios frío, en el trono de su imperio informativo, como el espejo del poder opaco de la prensa para dirigir la opinión de un país. No importa cuál: la historia tuvo muchos, siempre con buenas relaciones con la política, para confundir la realidad en favor del más poderoso. Con el cambio del mapa de los medios y el crecimiento de las redes sociales (la fuente primaria de información entre jóvenes de 18 y 24 años), todos fuimos viendo cómo detectar lo verdadero. O al menos lo verosímil: se transformó en una actividad necesaria para nuestra vida

como ciudadanos. Con armas más o menos eficaces, todos comenzamos a convertirnos un poco en periodistas. Y los periodistas profesionales a volver a las fuentes: el chequeo de datos, el periodismo cada vez más sencillo en su narrativa pero profundo en su interpretación.

(más…)

Balance del 2016 tecnopolítico

Balance del año tecnopolítico: Magia, negocios y soberanías

El historiador inglés Eric Hobsbawn decía que el siglo XIX había sido largo: iniciado con la Revolución Francesa en 1789 y terminado con la Primera Guerra Mundial en 1914. 125 años donde Europa pasó del fin de la monarquía a los Estados capitalistas burgueses, con una gran guerra en el medio que estableció los ganadores del nuevo orden mundial. En cambio, decía, el siglo XX fue corto:  77 años desde 1914 hasta la caída del muro y el triunfo del capitalismo en 1991.

Sucede algo parecido con el 2016 tecnopolítico visto desde Argentina: al saludarlo desde el fin del camino, parece eterno. La forma en que el Gobierno macrista entiende el lugar del Estado en la iniciativa y el desarrollo de la tecnología y la ciencia explican gran parte de los cambios. El resto lo hace una fuerza mundial, que sigue creciendo y por ahora parece irrefrenable: la concentración de mercado –y por lo tanto de poder de decisión, marketing e influencia planetaria-  de las grandes empresas multinacionales de tecnología.

El año empezó a los pocos días de asumir el nuevo Gobierno de Cambiemos, cuando Mauricio Macri decretó la modificación en los organismos que regulan las telecomunicaciones en Argentina. Siguió con acercamientos a los grandes de la tecnología durante el verano. El invierno trajo la gran batalla: el intento de imponer el voto electrónico, un sistema rechazado en el mundo pero que el oficialismo argentino consideró moderno. Antes y después, el resto del año tuvo otras noticias donde la ciencia y la tecnología sufrieron, en especial, en conservar sus soberanías: los cambios en Conectar Igualdad, en Arsat y los recortes en el presupuesto del Conicet. Mientras tanto, en el mundo, las máquinas conectadas a la Red crearon pánico cuando comenzaron a atacar a la internet misma, la publicación de los Panamá Papers volvió a usar la transparencia contra la opacidad del poder, y el crecimiento de informaciones falsas y la posverdad nos alertaron sobre algo que se está saliendo de control en el mundo de las noticias, tanto como para cambiar una elección.

Aquí, el resumen 2016 de la tecnopolítica, desde algún lugar de Buenos Aires:

(más…)

El ataque de la internet caníbal

Los objetos conectados a internet nos hacen la vida más fácil. Sin embargo, sus fallas de seguridad se convirtieron en una grieta para que los hackers desencadenen una nueva ola de ciberataques. ¿Podrán, ahora sí, apagar internet?

¿Se puede apagar internet? Hasta hace algunos años, responder “sí” a esa pregunta requería pensarlo no una, sino varias veces. También, considerar una fuerza poderosa ejecutando un ciberataque tan coordinado que pudiera sortear todas las barreras de seguridad de cada capa de la Red. Sin embargo, en nuestro afán consumista y tecnófilo, hemos conectado tantos millones de objetos a la señal del wifi que son ellos mismos los que, en forma de ejércitos de robots zombis controlados al mismo tiempo, pueden ser utilizados como armas. La imagen –televisores, heladeras, cámaras y módems con sus lucecitas azules como ojos caminando en bloque- de la internet de las cosas derrumbando a la Red misma ya no es ciencia ficción. Está ocurriendo. Por ahora, en forma de advertencia. Quizá, como amenaza real.
(más…)

admin | 21.12.2016

Destruir secretos, una nueva forma de activismo

El 11 de septiembre de 2001, cuando un atentado terrorista derrumbó las dos torres del Word Trade Center, Edward Snowden tenía 18 años. Con sus padres recién separados, el adolescente se había quedado con su madre y su hermana en Maryland, al noroeste de Estados Unidos.  A pocos kilómetros de su casa, camino a Fort Meade, había un cartel que decía: “Acceso a Empleados. Agencia Nacional de Seguridad (NSA)”. Snowden todavía no lo sabía pero esas tres letras significarían, diez años después, el punto de inflexión de su vida. Y el de la de todos los ciudadanos y usuarios de internet del planeta. Edward Joseph Snowden había nacido en 1983 en Carolina del Norte, en la costa este de Estados Unidos, con el ejército, la tecnología y la justicia en su ADN. Su padre era oficial de la Guardia Costera de las Fuerzas Armadas, su madre se encargaba de mantener las computadoras de un tribunal de Baltimore y su hermana se convertiría en abogada del Tribunal Federal de Washington. Snowden fue un clásico hijo estimulado de los 80: era autodidacta de la computación, apasionado de los videojuegos, de los cómics manga y las artes marciales. Estaba fascinado con Japón y, con internet, se convirtió en un participante activo de los foros del sitio ArsTechnica, sobre computadoras, ciencia y tecnología.
(más…)

admin | 13.12.2016

Chupadatos: El lado oscuro de nuestras mascotas tech

Coding Rights hizo “Chupadatos”, un especial sobre el lado oscuro de nuestras mascotas tecnológicas. Participamos con  el capítulo completo de cámaras de videovigilancia de Guerras de internet.

Para leer el texto y conocer más sobre la iniciativa, cliquear AQUÍ.

admin | 13.12.2016