Cámaras de Street View: ¿el fin de la privacidad?

Publicada en La Nación, 18 de octubre de 2014.

En 1998, a los 18 años, me mudé de La Plata, mi ciudad natal, a Buenos Aires. Lo que más disfruté en los primeros años fue la sensación del anonimato, de ser extranjera entre tanta gente, algo común que sentimos los que venimos “del interior”. Me deleitaba ese parecido a estar de viaje, que viene con liberarse de miradas ajenas, salir y volver a cualquier hora, con cualquier ropa y cualquier compañía, sin dar explicaciones.  Sigue leyendo

Por qué Snowden no va a ganar el Nobel de la Paz (pero debería)

Snowden, por Platon.

Snowden, por Platon.

En unas horas, la Real Academia de Ciencias de Suecia va a anunciar el ganador del Nobel de la Paz. Uno de los nominados es Edward Snowden, ex contratista informático de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA), un tipo que a los 30 años decidió arriesgar su vida para contarle al mundo que su gobierno estaba escuchando todas las conversaciones y leyendo todos los mails de la gente, con la ayuda de varias (pero pocas) empresas por donde pasa todas nuestra información diaria: Microsoft, Google, Yahoo!, Facebook, YouTube, Skype, AOL y Apple.

Pero Snowden no va a ganar. Entre los 278 nominados está el Papa Francisco, el casi seguro ganador, el argentino que desde que llegó al Vaticano suma gestos por el bien y la paz mundial y no para de sacarse fotos con todos sus fans, no importa si hicieron algo bueno, malo, simplemente sacaron turno para ir a sacarse una selfie con él, garantía de convertirse a través de esa foto en otra persona de bien. Francisco es el candidato porque a la Academia le gusta pensar que el mundo todavía es bueno, en el ser humano de Rousseau, el buen salvaje corrompido por la modernidad, más que en la criatura egoísta y miedosa que llevamos dentro, como nos enseñó Hobbes. La Real Academia todavía cree en esa idea de paz kantiana a la que podemos aspirar si decidimos que aún Obama, con Guantánamo y sus torturas en pie, puede ganar, y con ello convencer a su país, el menos pacífico del planeta, de que se convierta. (O aún cuando Obama diga que el Nobel se lo dan a cualquiera). Sigue leyendo

NET Mundial: Las guerras de internet

Publicada en Le Monde Diplomatique Edición Cono Sur, junio de 2014. 

Por Natalia Zuazo

Hyatt de San Pablo. Alfombras cálidas, vasos con agua de manantial embotellada, bandejas de plata para las recepciones. La crème de la diplomacia mundial de internet, incluidos los inventores de la Red, toman asiento en las sillas de pana de la sala de conferencias más grande y lujosa del hotel.  Los funcionarios de los gobiernos, también invitados, dominan las primeras filas. En la columna de sillas de la izquierda, los activistas y  defensores de los derechos de los usuarios, ocupan en bloque otra parte del espacio. Todos compartieron tragos, risas y anécdotas la noche anterior, todos se conocen, pero hoy cada uno toma su rol. Son casi las diez de la mañana del 23 de abril de 2014 y el cronograma está atrasado. Los alrededores del hotel, que incluyen la sede paulista de la súper red medios O Globo, se inundaron de custodios y el operativo de seguridad anuló toda señal en los celulares: está llegando Dilma Rousseff, la presidenta de Brasil, para abrir formalmente NET Mundial, un encuentro donde su país es anfitrión y están invitados los múltiples actores interesados en el futuro de internet. Sigue leyendo

Brasil, ¿el nuevo héroe de internet?

Publicada en Brando, enero de 2014.

Los mapas, en la historia, cambian. A veces por guerras, otras por diplomáticos que firman un papel, y otras por bombas, pero no de las que explotan, sino de esas informaciones que salen a la luz y obligan a pararse de un lado o del otro. Eso pasó en 2013 cuando Edward Snowden, un consultor informático trabajando para la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos, mostró lo que todos suponíamos: Estados Unidos recopila información de casi todos los ciudadanos del mundo, bajo su territorio o no, Presidentes o gente común, vos, yo, cualquiera. Sigue leyendo

Aaron Swartz: La muerte de un hacker bueno

Publicada en Brando, abril de 2013.

Por Natalia Zuazo

Lo último que escribió Aaron Swartz en su blog fue sobre la trilogía de Batman de Christopher Nolan. Lo obsesionaba cómo se gana la batalla contra los malos en un mundo que cambió su visión esperanzada del progreso (ya no hay pleno empleo, ni lucha contra la injusticia), pero donde la ética sigue siendo la puerta que siempre se rompe para abusar de otros. Algo lo volvía loco (a él, y a Harvey Dent, el fiscal aliado de Batman): ¿qué reglas podemos romper entonces nosotros, el 99% restante, para defendernos? ¿Hasta dónde llegar? Al final, Aaron lo escribe: “Dent decide que la única forma de ganar es ir a lo grande, a lo realmente grande. No le importa romper las reglas, mientras solucione el problema”. Sigue leyendo

La pesadilla del Gran Hermano

Publicada en Brando, en julio de 2013.

Por Natalia Zuazo

En 2011, salió la primera temporada de Enlightened (Iluminada), escrita por Mike White y protagonizada por una inspiradísima Laura Dern en el papel de Amy, una chica de 40 que un día sufre un ataque de nervios, se reconvierte en una clínica de rehabilitación y empieza a ver el lado bueno de todo. Amy se muda con la madre, deja a su marido drogón y retoma su trabajo en la mega corporación Abbadon. La ponen a trabajar en el subsuelo, lleno de freaks grises, a cargar planillas 9 horas por día. Triste, pero ella quiere ser mejor. Hasta que un día se da cuenta de que estaba trabajando en el lugar más importante de la empresa: el que espiaba a los empleados, y ahí descubre que el nuevo sentido de su vida es denunciar la injusticia. Total, de loca ya la habían tratado todos. El resto es su lucha, absurdamente graciosa por sus problemas y siempre imposible de comprender desde la vida que siempre te pide éxito, plata, éxito, plata. Con Amy pensás: ¿ella es absurda o estamos acostumbrados a dejar nuestra vida en manos de otros? Sigue leyendo

Drones y la imposibilidad de desaparecer

dronesLos drones hacen imposible que nos volvamos invisibles. Eso dice The New York Magazine en una nota de altísima calidad periodística sobre los drones, esas que vuelan, espían y matan y están transformando a los seres humanos en superhéroes.

“en la actualidad hay 1.500 tipos diferentes de aviones no tripulados que se fabrican y que participan en casi todo tipo de actividad humana (…) Pero drone, una palabra imposible, es también una perfecta. Cada una de estas máquinas da su operador humano el mismo poder: Nos permite proyectar nuestra inteligencia en el aire y ejercer nuestra influencia sobre vastas extensiones de espacio. Los drones se volvieron importantes en la búsqueda de isis, los planes de Amazon y Google, la gestión de las tierras de cultivo en Asia, la protección de las pirámides en los Andes. Sólo en las últimas dos semanas, Facebook anunció una prueba de una conexión inalámbrica a internet basada ​​en aviones no tripulados, el conglomerado de entrega DHL reveló que va a utilizar las máquinas para enviar paquetes a las islas alemanas aisladas en el Mar del Norte, y el gobierno estadounidense decidió permitir que las empresas de producción de Hollywood filmen desde aviones no tripulados, haciendo posibles ángulos visuales que hasta ahora existieron sólo en la animación.”

“Los drones son un tipo diferente de nuevas tecnologías de las que estamos acostumbrados. Los avances de comunicación de las dos últimas décadas multiplicaron las conexiones dentro de la sociedad, pero los drones ofrecen algo más: la conquista del espacio físico, la extensión de la brújula de la sociedad, la capacidad de estar en cualquier parte y ver cualquier cosa. Esta presencia física puede ser escalofriante cuando se ve desde el suelo, de manera que se hacen eco de las fantasías de la ciencia ficción.”